6 Feb 10

Nueva Geografía

Antonio Christofoletti*

La denominación “Nueva Geografía” fue inicialmente propuesta por Manley (1966), considerando al conjunto de ideas y abordajes que comenzaron a desarrollarse y difundirse durante las décadas del ‘50. El surgimiento de nuevas perspectivas de abordaje está integrado en la transformación profunda provocada por la Segunda Guerra Mundial en los sectores científico, tecnológico, social y económico. Esta transformación, abarcando a los aspectos filosóficos y metodológicos, fue denominada “revolución cuantitativa y teorética de la Geografía” por Burton (1963), aunque ya se había tomado conciencia de estas tendencias renovadoras desde la década de los ‘40.

Intentando superar las dicotomías y los procedimientos metodológicos de la Geografía Regional, la Nueva Geografía se desarrolló intentando lograr una integración mayor de la Geografía en el contexto científico global. A fin de trazar un panorama genérico sobre esta corriente, podemos especificar algunas de sus metas básicas:

Mayor rigor en la aplicación de la metodología científica

Basada en la filosofía del positivismo lógico, la metodología científica representa al conjunto de los procedimientos aplicables a la ejecución de la investigación científica. Presuponiendo que haya unidad en la ciencia, todas sus ramas deben desarrrollarse de acuerdo a pautas conforme a los mismos procedimientos. No hay metodología específica para una ciencia, sí las hay para el conjunto de las ciencias. Hay métodos científicos para la investigación geográfica, pero no hay métodos geográficos de investigación.

En cada ciencia, lo que la diferencia de las demás es su objeto de estudio. Cada ciencia contribuye a la comprensión en el orden y la estructura existente, y el sector de la Geografía es el de las organizaciones espaciales. El abordaje de la Geografía científica está basado en la observación empírica, en la verificación de sus enunciados y en la importancia de aislar los hechos de sus valores. Al separar los valores atribuidos a los hechos de los propios hechos, la ciencia procura ser objetiva e imparcial.

Considerando a la metodología científica como el paradigma para la investigación geográfica, la Nueva Geografía siente la necesidad de mayor rigor en el enunciado y en la verificación de hipótesis, así como en la formulación de las explicaciones para los fenómenos geográficos. Y no se debe solamente explicar lo existente y lo acontecido, sino con base en las teorías y en las leyes, ser capaz también de proponer predicciones. De esta manera, se genera la simetría entre el pasado y el futuro. Por otro lado, en el discurso explicativo hay preferencia por las normas relacionadas con el procedimiento hipotético-deductivo. Es por esa razón que considerando ciertas hipótesis y determinadas condiciones, el resultado del trabajo geográfico debe ser capaz de prever el estado futuro de los sistemas de organización espacial y contribuir de modo efectivo para alcanzar al estado mas apropiado y apto para las necesidades humanas.

Los enunciados geográficos asumen validez en función de su verificación. El criterio de refutabilidad gana importancia. En lugar de depender la validez de la autoridad del geógrafo que observa o describe al fenómeno (o a la región), se pasa a transferirla conforme a los procedimientos de verificación propuestos por la metodología científica. Como resultado inmediato al pretender conocer los temas relacionados con ésta, los geógrafos pasaron a interesarse mucho más en la filosofía de la ciencia.

Desarrollo de Teorías

La falta de teorías explícitamente expuestas en la Geografía Tradicional fue fuertemente criticada por muchos geógrafos. Por esta razón, sobre el paradigma de la metodología científica, la Nueva Geografía también procuró estimular el desarrollo de teorías relacionadas con las características de la distribución espacial de los fenómenos. Se debe anotar aquí, la gran facilidad  con que los geógrafos pasaron a usar las teorías económicas, mayormente las relacionadas con la distribución, localización y jerarquía de eventos.

Teniendo en vista verificar la aplicabilidad de tales teorías, muchos geógrafos pasaron a estudiar estudios de los padrones de distribución espacial de los fenómenos (estudio de distribuciones puntuales, de redes o de otras áreas), mas sin hacer estudio crítico y proponer modificaciones o sustituciones de aquellas teorías. No se encuentra contribución realmente significativa para la teoría geográfica de las organizaciones espaciales. Si existía deficiencia en teorías, esa laguna muchas veces continúa existiendo. Por otro lado con el estudio de los padrones espaciales se aceptaba implícitamente al espacio como la dimensión característica del análisis geográfico y la superficie terrestrecomo su objeto de estudio. Al desplazar el foco de análisis para el de las organizaciones espaciales, se estaba proponiendo una modificación sustancial; pero la inercia de la formación geográfica se mantuvo.

El uso de las técnicas estadísticas y matemáticas

El uso de éstas para analizar los datos recogidos y las distribuciones espaciales de los fenómenos fue una de las primeras características que se destacó en la Nueva Geografía. Y su carisma fue tan grande que se reflejó en la adjetivación empleada por muchos trabajos, la denominación de “Geografía Cuantitativa”.

Indiscutiblemente, el uso de las técnicas de análisis debe ser incentivado porque ellas se constituyen en herramientas, en medios para los geógrafos. El conocimiento de las diversas técnicas de análisis (las simples, las multivariadas y las relacionadas con el análisis seriado y espacial) es básico para el geógrafo. Mientras tanto, usar técnicas estadísticas, por más sofisticadas que éstas sean, no es hacer Geografía. Si el geógrafo recoge innumerables datos e informaciones y los analiza a través del computador, sin tener noción clara del problema a investigar y si no dispone del arsenal teórico y conceptual que le permita interpretar adecuadamente los resultados obtenidos, estará apenas haciendo un trabajo de mecanización, mas nunca un trabajo geográfico.

Infelizmente muchos trabajos pueden ser mencionados para ejemplificar el mal uso de las técnicas o de su elección inadecuada. Mas no se debe por esto, confundir la deficiencia del geógrafo con la incapacidad de la “Nueva Geografía”. Todas las técnicas, adecuadas a los más variados tipos de problemas, están disponibles. Si por ignorancia o por mera facilidad práctica el geógrafo escoge inadecuadamente la técnica a usar, ese procedimiento corresponde al hecho de un médico que receta al paciente un remedio impropio a su enfermedad, pues es el que él conoce o posee. ¿Por eso se debe estigmatizar la Medicina?

El abordaje sistémico

Este abordaje sirve al geógrafo como instrumento conceptual que le facilita tratar los conjuntos complejos, como los de la organización espacial. La preocupación en focalizar las cuestiones geográficas sobre la perspectiva sistémica favorece y dinamiza al desarrollo de la Nueva Geografía.

La aplicación de la teoría de sistemas a los estudios geográficos sirve para focalizar mejor las investigaciones y para delinear con mayor exactitud al sector de estudio de esta ciencia, además de propiciar oportunidad para consideraciones críticas de muchos de sus conceptos. Todos los sectores de la Geografía, están siendo revitalizados por la utilización del abordaje sistémico. Por ejemplo, la introducción del concepto de Geo-sistema por los soviéticos, permitió recomponer y revitalizar al campo de la Geografía Física (Sotchava, 1977).

El uso de modelos

Íntimamente relacionado con la verificación de las teorías, con la cuantificación y con el abordaje sistémico, se desarrolló la construcción de modelos. La construcción de los mismos puede ser considerada como una estructuración secuencial de ideas relacionadas con el funcionamiento del sistema. El modelo permite estructurar al funcionamiento del sistema, con el fin de tornarlo comprensible y expresar las relaciones entre los diversos componentes.

Para el geógrafo, el modelo es un instrumento de trabajo que debe ser utilizado en el análisis de las organizaciones espaciales. Como en la cuantificación, no se debe realizar la construcción y al uso de los modelos por el simple objetivo en sí mismo; es un medio para atender mejor a la comprensión de la realidad.

–> En: Perspectivas da Geografía, SP, 1982.-


Filed under: Nueva Geografía - Trackback Uri


Trackbacks/Pingbacks

  1. Frederick says:

    watsons@squares.hopeful” rel=”nofollow”>.…

    thanks for information!!…

  2. fred says:

    sailboats@villages.maccabeus” rel=”nofollow”>.…

    tnx for info….

  3. jeff says:

    largely@amos.sighting” rel=”nofollow”>.…

    спс!…

  4. Gene says:

    viphakone@spleen.cartoonists” rel=”nofollow”>.…

    спс за инфу!…

  5. alberto says:

    dystopian@habla.inadvertently” rel=”nofollow”>.…

    thanks for information!…

  6. christian says:

    propel@bruce.universe” rel=”nofollow”>.…

    благодарен….

  7. jesse says:

    bernardine@headlands.illustrator” rel=”nofollow”>.…

    благодарен!!…

  8. Adam says:

    opposition@waitin.offensively” rel=”nofollow”>.…

    благодарствую….

  9. ted says:

    fungus@verges.stops” rel=”nofollow”>.…

    tnx….



Leave a Comment